Ciberdelito: Estafa millonaria a dos jubiladas de Tigre

Se hicieron pasar por un banco y les robaron más de un millón y medio de pesos a dos docentes de la provincia de Buenos Aires. Durante la cuarentena, las estafas crecieron un 70% en el país. La página que se hace pasar por una entidad bancaria sigue activa y las personas siguen cayendo en la trampa

Una de las consecuencias que ha dejado la cuarentena es sin duda el aumento de las estafas por internet. Todos estamos atados a la tecnología y a realizar diferentes tipos de trámites a través de una pantalla, pero al parecer faltan mínimos conocimientos sobre estas posibles amenazas.

PRODUCTOR DE SEGUROS - FABIAN C. FERRARO - Productor de Seguros en ...

Tal es el caso de Viviana Díaz y Marcela Lesniowski, dos docentes jubiladas que cayeron en la trampa de los estafadores. A las dos mujeres les robaron toda la plata que tenían depositada en su caja de ahorro, tanto en pesos como en dólares, al extremo de que los delincuentes lograron incluso obtener importantes préstamos por parte de la institución bancaria. Ahora, las docentes se ven obligadas a afrontar el pago de una gran suma de dinero, dado que el Banco Provincia de Tigre, en principio, rechaza su reclamo pues se ampara en que ellas fueron quienes entregaron -aunque engañadas- sus propias claves de acceso.

“Siempre fui clienta del Banco Provincia porque la División General de Escuelas deposita mi sueldo ahí. El día 22 de junio me llamaron por teléfono diciendo que era personal del Anses para ofrecerme el cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Yo sé que no lo puedo cobrar pero tengo una tía viviendo con nosotros que no tiene ninguna ayuda del estado y pensé que la habían anotado a ella. Entonces, a esta persona le dije que sí. En ese momento, me respondieron que la persona debía estar bancarizada pero ella no tenía nada. Me dijeron que necesitaban una cuenta para enviarme un código para depositar el beneficio”, contó Viviana.

Y continuó: “Accedí hacerlo con mi cuenta para darle una sorpresa a mi tía, aunque después la sorpresa me la llevé yo. Fui al cajero y les pasé por teléfono una clave que me pidieron. Sé que actué mal, pero realmente quería hacer una buena acción. Lamentablemente, me encontré con que entraron a mi cuenta y pidieron un préstamo con un monto de 447 mil pesos, pero además de eso, lo sacaron con un sistema en el cual el monto al final se triplica. Ahora, soy presa de un préstamo que no aproveché, que no disfruté, pero que por seis años soy esclava a pagar”.

Marcela también cayó en la estafa, pero a través de una página de Internet. La mujer necesitaba pedir un turno en el Banco Provincia para retirar dólares de su cuenta para pagar una operación antes de fin de mes. Como en la línea del banco no podían darle un turno con urgencia, acudió a una página web donde le aseguraban que le conseguían un turno en 24 horas.

“Llamé al lugar y me dijeron que me podían dar el turno, estaba re contenta, pero me dijeron que tenía que hacer una serie de pasos. Me dijeron que tenía que ir al banco a gestionar unas claves y pasárselas. Yo fui, generé todo lo que me pidieron y se los mandé”, contó Marcela.

Pero también se llevó la desagradable sorpresa: “Ahí comencé a recibir avisos a mi cuenta de mail de transferencias hechas desde mi cuenta de mucha plata. Me volví a contactar con el número y me dijeron que estaban preservando los fondos porque tenían que estudiar de dónde sacaba yo la plata. Ahí empecé a sospechar y ponerme muy mal. Me fui corriendo al Banco Provincia y cuando llegué me dijeron que no me iban a atender. Unas horas después, me atendió una señora y me gritaba que yo le había dado el token de seguridad y el acceso a mi cuenta a los estafadores, pero yo no sabía ni qué era el token ni de qué me hablaba. Reconozco que no sé nada de internet, me crié en otro mundo, no uso más que el correo electrónico”.

Con la misma modalidad que a Viviana, a Marcela le pidieron un préstamo con un monto de 920 mil pesos, le vaciaron la caja de ahorros en la que tenía 61 mil pesos y lo que tenía en su caja de ahorro en dólares.

Si bien ambas mujeres realizaron las denuncias policiales correspondientes y la investigación está en curso en las respectivas fiscalías, estas bandas, lejos de ser identificadas, siguen operando de forma activa en internet a través de las mismas páginas en las que estas docentes fueron estafadas.

Gabriel Zurdo, especialista en ciberseguridad y ciberdelitos y CEO de BTR Consulting, se refirió a estas estafas que están en alza durante la pandemia y lo adjudicó a la falta de educación en la gente respecto a la tecnología. “El delito tecnológico queda muy atrás, porque esto se trata de confianza. En este caso, el error que cometen las señoras es que les dieron la clave a través de una página, es un tema de educación”.

“Lamentablemente, casos como los de estas señoras tenemos un montón. Desde el punto de vista institucional nadie le da importancia. Hace falta empezar a educar a la gente sobre esto. Hay que concientizar, porque si no conoces los riesgos, no podés ni defenderte ni educar para que esto no pase. Todo nos induce a que bajemos un link, que recibamos o bajemos un WhatsApp y los riesgos están”, explicó el especialista.

Es que no solo se trata de dinero, sino también de “la vergüenza de haber sido estafadas” y tener que hacerlo público para obtener respuesta. “Estoy devastada, me jubilé para poder estar con mis padres que son mayores, y ahora me veo en esto que yo no lo busqué, no lo pedí, pero sí estoy obligada a pagar. ¿Qué defensa puedo hacer más que contarle a la gente lo que me paso para que otros no caigan? Quiero que se viralice para que nadie más pase por lo que estoy pasando yo, porque es muy triste”, se lamentó Viviana.

“Estoy devastada, me jubilé para poder estar con mis padres que son mayores, y ahora me veo en esto que yo no lo busqué, no lo pedí, pero sí estoy obligada a pagar

Estoy devastada, me jubilé para poder estar con mis padres que son mayores, y ahora me veo en esto que yo no lo busqué, no lo pedí, pero sí estoy obligada a pagar

Y Marcela, por su parte, coincidió: “Estoy destrozada, muy quebrada por dentro. Lo que me impulsa a seguir es que tengo que luchar, hay un gran vacío legal con todo esto y asumo que hay irresponsabilidad de mi parte por desconocimiento mío, pero yo no solicité ese préstamo”.

La respuesta del Banco Provincia con estas mujeres fue muy escasa, de hecho, a Marcela ya le comunicaron que debía hacerse cargo de pagar el préstamo solicitado por 920 mil pesos.

El Banco provincia al ser consultado por Filo.News sobre el tema y otras maniobras que están en alza, dijeron: “El banco colabora de forma constante y permanente con las investigaciones judiciales que se desarrollan en virtud de las denuncias de las eventuales víctimas y estos casos en particular no han sido la excepción. Se contestaron las requisitorias que la Fiscalía interviniente cursó a fin de ayudar a la identificación de los responsables de la estafa”, sin embargo pareciera que esa posición no soluciona siquiera mínimamente el problema de las víctimas.

Por su parte, el Banco Provincia brindó una serie de consejos para que las personas eviten caer en estas trampas: “En materia de prevención, se difunden permanentemente consejos de seguridad a través de los canales de atención y comunicación, entre los que especialmente se remarca que la Entidad nunca solicita claves, contraseñas ni datos personales mediante correos electrónicos ni llamados telefónicos”.

Según informó Zurdo, los delitos y las estafas online han aumentado al menos en un 70% durante el confinamiento. “No sólo es difícil de prevenir, es muy complicado identificar a los estafadores. Hay muchos delitos que tampoco se denuncian, la recomendación es que cuando sean víctimas de esto lo denuncien porque sino nunca se va a construir una solución. Lamentablemente esto va al alza”, finalizó el especialista.

Fuente: Filo News

Dejanos tu opinión

Notas Relacionadas

spot_img
spot_img

Lo Último

Ciberdelito: Estafa millonaria a dos jubiladas de Tigre

Se hicieron pasar por un banco y les robaron más de un millón y medio de pesos a dos docentes de la provincia de Buenos Aires. Durante la cuarentena, las estafas crecieron un 70% en el país. La página que se hace pasar por una entidad bancaria sigue activa y las personas siguen cayendo en la trampa

Una de las consecuencias que ha dejado la cuarentena es sin duda el aumento de las estafas por internet. Todos estamos atados a la tecnología y a realizar diferentes tipos de trámites a través de una pantalla, pero al parecer faltan mínimos conocimientos sobre estas posibles amenazas.

PRODUCTOR DE SEGUROS - FABIAN C. FERRARO - Productor de Seguros en ...

Tal es el caso de Viviana Díaz y Marcela Lesniowski, dos docentes jubiladas que cayeron en la trampa de los estafadores. A las dos mujeres les robaron toda la plata que tenían depositada en su caja de ahorro, tanto en pesos como en dólares, al extremo de que los delincuentes lograron incluso obtener importantes préstamos por parte de la institución bancaria. Ahora, las docentes se ven obligadas a afrontar el pago de una gran suma de dinero, dado que el Banco Provincia de Tigre, en principio, rechaza su reclamo pues se ampara en que ellas fueron quienes entregaron -aunque engañadas- sus propias claves de acceso.

“Siempre fui clienta del Banco Provincia porque la División General de Escuelas deposita mi sueldo ahí. El día 22 de junio me llamaron por teléfono diciendo que era personal del Anses para ofrecerme el cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Yo sé que no lo puedo cobrar pero tengo una tía viviendo con nosotros que no tiene ninguna ayuda del estado y pensé que la habían anotado a ella. Entonces, a esta persona le dije que sí. En ese momento, me respondieron que la persona debía estar bancarizada pero ella no tenía nada. Me dijeron que necesitaban una cuenta para enviarme un código para depositar el beneficio”, contó Viviana.

Y continuó: “Accedí hacerlo con mi cuenta para darle una sorpresa a mi tía, aunque después la sorpresa me la llevé yo. Fui al cajero y les pasé por teléfono una clave que me pidieron. Sé que actué mal, pero realmente quería hacer una buena acción. Lamentablemente, me encontré con que entraron a mi cuenta y pidieron un préstamo con un monto de 447 mil pesos, pero además de eso, lo sacaron con un sistema en el cual el monto al final se triplica. Ahora, soy presa de un préstamo que no aproveché, que no disfruté, pero que por seis años soy esclava a pagar”.

Marcela también cayó en la estafa, pero a través de una página de Internet. La mujer necesitaba pedir un turno en el Banco Provincia para retirar dólares de su cuenta para pagar una operación antes de fin de mes. Como en la línea del banco no podían darle un turno con urgencia, acudió a una página web donde le aseguraban que le conseguían un turno en 24 horas.

“Llamé al lugar y me dijeron que me podían dar el turno, estaba re contenta, pero me dijeron que tenía que hacer una serie de pasos. Me dijeron que tenía que ir al banco a gestionar unas claves y pasárselas. Yo fui, generé todo lo que me pidieron y se los mandé”, contó Marcela.

Pero también se llevó la desagradable sorpresa: “Ahí comencé a recibir avisos a mi cuenta de mail de transferencias hechas desde mi cuenta de mucha plata. Me volví a contactar con el número y me dijeron que estaban preservando los fondos porque tenían que estudiar de dónde sacaba yo la plata. Ahí empecé a sospechar y ponerme muy mal. Me fui corriendo al Banco Provincia y cuando llegué me dijeron que no me iban a atender. Unas horas después, me atendió una señora y me gritaba que yo le había dado el token de seguridad y el acceso a mi cuenta a los estafadores, pero yo no sabía ni qué era el token ni de qué me hablaba. Reconozco que no sé nada de internet, me crié en otro mundo, no uso más que el correo electrónico”.

Con la misma modalidad que a Viviana, a Marcela le pidieron un préstamo con un monto de 920 mil pesos, le vaciaron la caja de ahorros en la que tenía 61 mil pesos y lo que tenía en su caja de ahorro en dólares.

Si bien ambas mujeres realizaron las denuncias policiales correspondientes y la investigación está en curso en las respectivas fiscalías, estas bandas, lejos de ser identificadas, siguen operando de forma activa en internet a través de las mismas páginas en las que estas docentes fueron estafadas.

Gabriel Zurdo, especialista en ciberseguridad y ciberdelitos y CEO de BTR Consulting, se refirió a estas estafas que están en alza durante la pandemia y lo adjudicó a la falta de educación en la gente respecto a la tecnología. “El delito tecnológico queda muy atrás, porque esto se trata de confianza. En este caso, el error que cometen las señoras es que les dieron la clave a través de una página, es un tema de educación”.

“Lamentablemente, casos como los de estas señoras tenemos un montón. Desde el punto de vista institucional nadie le da importancia. Hace falta empezar a educar a la gente sobre esto. Hay que concientizar, porque si no conoces los riesgos, no podés ni defenderte ni educar para que esto no pase. Todo nos induce a que bajemos un link, que recibamos o bajemos un WhatsApp y los riesgos están”, explicó el especialista.

Es que no solo se trata de dinero, sino también de “la vergüenza de haber sido estafadas” y tener que hacerlo público para obtener respuesta. “Estoy devastada, me jubilé para poder estar con mis padres que son mayores, y ahora me veo en esto que yo no lo busqué, no lo pedí, pero sí estoy obligada a pagar. ¿Qué defensa puedo hacer más que contarle a la gente lo que me paso para que otros no caigan? Quiero que se viralice para que nadie más pase por lo que estoy pasando yo, porque es muy triste”, se lamentó Viviana.

“Estoy devastada, me jubilé para poder estar con mis padres que son mayores, y ahora me veo en esto que yo no lo busqué, no lo pedí, pero sí estoy obligada a pagar

Estoy devastada, me jubilé para poder estar con mis padres que son mayores, y ahora me veo en esto que yo no lo busqué, no lo pedí, pero sí estoy obligada a pagar

Y Marcela, por su parte, coincidió: “Estoy destrozada, muy quebrada por dentro. Lo que me impulsa a seguir es que tengo que luchar, hay un gran vacío legal con todo esto y asumo que hay irresponsabilidad de mi parte por desconocimiento mío, pero yo no solicité ese préstamo”.

La respuesta del Banco Provincia con estas mujeres fue muy escasa, de hecho, a Marcela ya le comunicaron que debía hacerse cargo de pagar el préstamo solicitado por 920 mil pesos.

El Banco provincia al ser consultado por Filo.News sobre el tema y otras maniobras que están en alza, dijeron: “El banco colabora de forma constante y permanente con las investigaciones judiciales que se desarrollan en virtud de las denuncias de las eventuales víctimas y estos casos en particular no han sido la excepción. Se contestaron las requisitorias que la Fiscalía interviniente cursó a fin de ayudar a la identificación de los responsables de la estafa”, sin embargo pareciera que esa posición no soluciona siquiera mínimamente el problema de las víctimas.

Por su parte, el Banco Provincia brindó una serie de consejos para que las personas eviten caer en estas trampas: “En materia de prevención, se difunden permanentemente consejos de seguridad a través de los canales de atención y comunicación, entre los que especialmente se remarca que la Entidad nunca solicita claves, contraseñas ni datos personales mediante correos electrónicos ni llamados telefónicos”.

Según informó Zurdo, los delitos y las estafas online han aumentado al menos en un 70% durante el confinamiento. “No sólo es difícil de prevenir, es muy complicado identificar a los estafadores. Hay muchos delitos que tampoco se denuncian, la recomendación es que cuando sean víctimas de esto lo denuncien porque sino nunca se va a construir una solución. Lamentablemente esto va al alza”, finalizó el especialista.

Fuente: Filo News

Dejanos tu opinión

Notas Relacionadas

spot_img
spot_img

Lo Último