San Fernando sin tracción a sangre: liberaron al caballo ‘Corto’ y entregaron una moto eléctrica a su anterior dueño

Se realizó el primer intercambio de un caballo por una moto eléctrica. Ello en línea con la ordenanza que prohíbe la tracción a sangre en toda la ciudad, con el objetivo de recuperar y liberar al animal en un santuario y también preservar el trabajo de la persona que era su dueño.

Avanza la eliminación de la tracción a sangre en San Fernando: Jorge, vecino del barrio San Ginés, intercambió su caballo, llamado ‘Corto’, por una nueva moto eléctrica con la que podrá seguir haciendo su trabajo. En tanto, el animal irá al Centro de Rescate y Rehabilitación Equino (CRRE) donde tendrá una mejor vida y estará cuidado.

El Intendente Juan Andreotti estuvo presente al momento del intercambio y el traslado del animal, que se realizó frente al edificio de Tránsito, y expresó: “Hoy tuvimos una noticia muy linda: otro caballo que recupera su libertad, que acompañaremos al Centro de Rescate y Rehabilitación Equino. Jorge, su dueño, intercambió la libertad de su caballo para seguir realizando su trabajo con una moto eléctrica. Quiero agradecerle por su compromiso, por entender que es lo mejor para el caballo y lo bueno es que vamos avanzando; es el segundo animal que llevamos en el mes a la CRRE para que tengan una mejor vida”.

“Esto es entre todos, tenemos que seguir concientizando y entender que los caballos son seres sintientes a los que debemos devolverles su dignidad. Es un trabajo en conjunto del Municipio, el Centro de Rescate y los proteccionistas de San Fernando, muy contentos al poder seguir avanzando con la eliminación de la tracción a sangre en todo el distrito”, concluyó el Jefe Comunal.

Y el vecino que entregó su caballo, Jorge Sánchez, del barrio San Ginés, dijo: “Me parece bárbaro, porque me gusta la moto: es más rápido, pero iré de a poco y sin largarme a la ligera. Desde chico juntaba chatarra, vendí leche, huevos, verdura, siempre a caballo. Me gustó la propuesta del Municipio, por eso vine y doné el caballo, que va a estar bien cuidado. El caballo lo tenía hace 15 años y va a retozar ahí: además había que herrarlo y darle de comer, porque tira el carro; ahora volveré a trabajar con la moto eléctrica, que es mía y no me manda nadie”.

Dejanos tu opinión

Notas Relacionadas

spot_img
spot_img
spot_img

Lo Último