Tigre: Dictaron prisión preventiva a la “La Hiena” Barrios y lo trasladaron a la cárcel de Campana

El ex boxeador Rodrigo “La Hiena” Barrios fue trasladado a la cárcel de Campana por el ataque a su ex pareja María Soledad Muñoz, a la que conoció por redes sociales y quien lo denunció por violencia de género.

Ocurrió este miércoles por la tarde, luego de que en marzo la Justicia de San Isidro dictara la prisión preventiva para el acusado, en el marco de la causa por amenazas y ataques físicos. Su ex pareja lo acusó de haberla golpeado y amenazado con un arma cuando lo visitó en su casa de la localidad bonaerense de Rincón de Milberg, en Tigre.

En aquella ocasión el magistrado Diego Martínez le imputó a “La Hiena” el delito de “lesiones leves agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género y amenazas agravadas por el uso de armas, en concurso real”.

Además, el juez argumentó la prisión preventiva de Barrios al presumir “un riesgo de fuga” y un “entorpecimiento probatorio” del acusado, el cual está basado en “la pena en expectativa y las circunstancias del hecho imputado, los cuales resultan claros indicadores de que el imputado no se someterá a proceso”.

María Soledad Muñoz, la mujer agredida por Jorge Rodrigo “La Hiena” Barrios, dijo a inicios de febrero que el reconocido pugilista le advirtió que “no iba a durar porque tiene jueces amigos y poder”.

Además, consideró que si no hubiese sido por la llamada al 911 que realizó uno de sus familiares no sabe “lo que podría haber pasado”.

En diálogo con el noticiero Telenoche, la denunciante aseguró: “Me amenazaba y me psicopateaba”. Según la mujer, el detonante de la agresión fue que Barrios creía que lo iba a denunciar por las plantas de marihuana que tenía.

Según el relato de Soledad, la Hiena Barrios comenzó a actuar de manera paranoica desde que le mostró sus plantas de marihuana, porque creía que lo iba a denunciar por eso. Además, la mujer cree que el consumo de drogas puede haber exacerbado su estado violento y que es bipolar.

“Él cree que tiene todo el poder del mundo. Me dijo que no iban a encontrar el arma”, dijo la mujer. “‘¿De qué arma me hablás?’, me decía y movía la cabeza como loco”, detalló Soledad.

Dejanos tu opinión

Notas Relacionadas

spot_img
spot_img
spot_img

Lo Último