Tigre: luchador de Kickboxing agrede violentamente y sin motivo a un vecino

El violento hecho ocurrió en el country náutico Isla del Este, de Tigre. Está caratulado como “lesiones graves” e interviene la Fiscalía de Rincón de Milberg.

La Justicia penal investiga un violento episodio ocurrió en uno de los barrios privados más lujosos de Tigre que tuvo por protagonista a un reconocido luchador de Kickboxing y a uno de sus vecinos que se originó por una discusión entre la esposa de la víctima y una adolescente familiar del agresor por el paseo de un perro sin collar y que casi termina en una tragedia.

El titular de la Fiscalía de Rincón de Milberg, Sebastián Fitipaldi, está investigando el hecho ocurrido en la tarde del domingo 1º de octubre pasado, en el barrio “Isla del Este” de la localidad bonaerense de Tigre.

De acuerdo con las constancias del expediente. todo comenzó cuando el perro -sin correa- de una adolescente agredió a dos caniches de Esteban C. y de su esposa, Alejandra B. , quienes estaban tomado sol en su muelle privado. Por ese motivo, la señora Alejandra llamó la atención de la joven y le pidió que en el futuro llevara a su perro con correa como marca el reglamento interno del country. Hasta allí una simple discusión entre vecinos, más precisamente entre dos mujeres.

A los pocos minutos de esa conversación, la adolescente regresó a la propiedad de Esteban R. y de su pareja, y junto a un grupo de familiares irrumpió sin autorización dentro del muelle privado. La acusación de la víctima, indica que el padre de esa menor, Omar A., luchador profesional y cinturón negro de kickboxing, increpó al dueño del lugar y esposo de A. -quien no había participado de la charla entre las mujeres- e inmediatamente, junto con un amigo Santiago S., comenzó a insultar y pegarle con violencia a la sorprendida víctima y a su primo, Omar N. -quien estaba de visita en la casa y se acercó. tras escuchar los gritos y los golpes-, con la intención de separar al violento agresor.

“Te voy a matar”

La escena parecía propia de una película de artes marciales, pero no había trucos. Los golpes eran de verdad y causaron la desesperación de la esposa del agredido, que comenzó a pedir auxilio a los gritos. Un matrimonio vecino se acercó y fue testigo de como el profesional de la lucha múltiple aplicaba toda sus técnicas de violencia a un indefenso hombre como si estuviera decidido a matarlo. Incluso algunos testigos indicaron que el atacante le decía a la víctima “Te voy a matar”, Ante esta circunstancia, el matrimonio vecino también intentó interponerse entre los agresores y los agredidos para poner un freno a tanta crueldad.

Fueron tan fuertes y violentos los golpes de puño y patadas propinados por el boxeador al dueño de casa que que éste quedó tendido en el piso sin conocimiento. En un primer momento, la esposa y los vecinos pensaron que estaba muerto, pero afortunadamente pudo recuperarse aunque con lesiones por todo su cuerpo y cara, al igual que el primo que quiso evitar el ataque.

La investigación está en pleno trámite y en pocos días el fiscal tiene que decidir el llamado a indagatoria de los imputado: Omar A. Santiago S..

El matrimonio vecino, que puso en riesgo su integridad física al intentar evitar que el agresor siguiera castigando a la víctima, ya declaró ante la comisaría.

La jurisprudencia considera agravante ser profesional de artes marciales

En legislación penal argentina no existe el agravante para los boxeadores que utilizan fuera del ring sus puños, conocimientos y técnicas a la hora de pegar a un indefenso. No obstante, en los últimos tiempos los jueces han dictado duras sentencias condenatorias contra los deportistas cuasi profesionales que abusan de sus condiciones físicas y preparación ante desprotegidos ciudadanos.

Los abogados Mariano Orgeira y Carlos Froment que representan a las víctimas, manifestaron que se trata de un delito doloso -el agresor tuvo dolo, es decir intención razonada y deliberada de hacer lo que hizo) y no descartan que los acusados, al usar su mano, entrenada para golpear -como otros usan un revólver o un cuchillo, como si fuera un arma- respondan por el delito de lesiones graves.

En este caso, indicaron, sólo basta con ver cómo quedaron los rostros del dueño de casa Esteban C, y su primo, Omar tras la agresión del violento luchador de kickboxing.

Nota: Pese a la contundencia de la denuncia y el aporte de pruebas periciales y testimoniales, se presume que los imputados son inocentes hasta tanto la Justicia dicte sentencia condenatoria firme. Se han preservado los nombres de las victimas y sus agresores hasta tanto la Justicia tome las medidas procesales pertinentes.

Fuente: Diario Popular

Dejanos tu opinión

Notas Relacionadas

spot_img
spot_img

Lo Último

Tigre: luchador de Kickboxing agrede violentamente y sin motivo a un vecino

El violento hecho ocurrió en el country náutico Isla del Este, de Tigre. Está caratulado como “lesiones graves” e interviene la Fiscalía de Rincón de Milberg.

La Justicia penal investiga un violento episodio ocurrió en uno de los barrios privados más lujosos de Tigre que tuvo por protagonista a un reconocido luchador de Kickboxing y a uno de sus vecinos que se originó por una discusión entre la esposa de la víctima y una adolescente familiar del agresor por el paseo de un perro sin collar y que casi termina en una tragedia.

El titular de la Fiscalía de Rincón de Milberg, Sebastián Fitipaldi, está investigando el hecho ocurrido en la tarde del domingo 1º de octubre pasado, en el barrio “Isla del Este” de la localidad bonaerense de Tigre.

De acuerdo con las constancias del expediente. todo comenzó cuando el perro -sin correa- de una adolescente agredió a dos caniches de Esteban C. y de su esposa, Alejandra B. , quienes estaban tomado sol en su muelle privado. Por ese motivo, la señora Alejandra llamó la atención de la joven y le pidió que en el futuro llevara a su perro con correa como marca el reglamento interno del country. Hasta allí una simple discusión entre vecinos, más precisamente entre dos mujeres.

A los pocos minutos de esa conversación, la adolescente regresó a la propiedad de Esteban R. y de su pareja, y junto a un grupo de familiares irrumpió sin autorización dentro del muelle privado. La acusación de la víctima, indica que el padre de esa menor, Omar A., luchador profesional y cinturón negro de kickboxing, increpó al dueño del lugar y esposo de A. -quien no había participado de la charla entre las mujeres- e inmediatamente, junto con un amigo Santiago S., comenzó a insultar y pegarle con violencia a la sorprendida víctima y a su primo, Omar N. -quien estaba de visita en la casa y se acercó. tras escuchar los gritos y los golpes-, con la intención de separar al violento agresor.

“Te voy a matar”

La escena parecía propia de una película de artes marciales, pero no había trucos. Los golpes eran de verdad y causaron la desesperación de la esposa del agredido, que comenzó a pedir auxilio a los gritos. Un matrimonio vecino se acercó y fue testigo de como el profesional de la lucha múltiple aplicaba toda sus técnicas de violencia a un indefenso hombre como si estuviera decidido a matarlo. Incluso algunos testigos indicaron que el atacante le decía a la víctima “Te voy a matar”, Ante esta circunstancia, el matrimonio vecino también intentó interponerse entre los agresores y los agredidos para poner un freno a tanta crueldad.

Fueron tan fuertes y violentos los golpes de puño y patadas propinados por el boxeador al dueño de casa que que éste quedó tendido en el piso sin conocimiento. En un primer momento, la esposa y los vecinos pensaron que estaba muerto, pero afortunadamente pudo recuperarse aunque con lesiones por todo su cuerpo y cara, al igual que el primo que quiso evitar el ataque.

La investigación está en pleno trámite y en pocos días el fiscal tiene que decidir el llamado a indagatoria de los imputado: Omar A. Santiago S..

El matrimonio vecino, que puso en riesgo su integridad física al intentar evitar que el agresor siguiera castigando a la víctima, ya declaró ante la comisaría.

La jurisprudencia considera agravante ser profesional de artes marciales

En legislación penal argentina no existe el agravante para los boxeadores que utilizan fuera del ring sus puños, conocimientos y técnicas a la hora de pegar a un indefenso. No obstante, en los últimos tiempos los jueces han dictado duras sentencias condenatorias contra los deportistas cuasi profesionales que abusan de sus condiciones físicas y preparación ante desprotegidos ciudadanos.

Los abogados Mariano Orgeira y Carlos Froment que representan a las víctimas, manifestaron que se trata de un delito doloso -el agresor tuvo dolo, es decir intención razonada y deliberada de hacer lo que hizo) y no descartan que los acusados, al usar su mano, entrenada para golpear -como otros usan un revólver o un cuchillo, como si fuera un arma- respondan por el delito de lesiones graves.

En este caso, indicaron, sólo basta con ver cómo quedaron los rostros del dueño de casa Esteban C, y su primo, Omar tras la agresión del violento luchador de kickboxing.

Nota: Pese a la contundencia de la denuncia y el aporte de pruebas periciales y testimoniales, se presume que los imputados son inocentes hasta tanto la Justicia dicte sentencia condenatoria firme. Se han preservado los nombres de las victimas y sus agresores hasta tanto la Justicia tome las medidas procesales pertinentes.

Fuente: Diario Popular

Dejanos tu opinión

Notas Relacionadas

spot_img
spot_img

Lo Último